Vista del lado izquierdo de Cala de la Media Luna (San José, Parque Nacional de Cabo de Gata, Almería) con las formaciones rocosas que la caracterizan
Cala de la Media Luna (Viaje a Edén)

Cala de la Media Luna

Alto el Sol, y fuerte como un dios, hunde el paisaje con un calor tenaz, vivo. Pocas nubes vagabundean por el aire y proyectan sombras redondeadas por las faldas de los montes, y corren ellos, hasta hundirse profundamente en la mar que en frente nos espera. Llana y lisa, ancha, la cala se abre en el dibujo de una perfecta media luna, a menudo el mar moldea la tierra inspirándose en el cielo. Las rocas que cierran Cala de la Media Luna parecen dedos de un gigante curioso que ha cogido esta Luna de arena por las puntas como si fuese una joya delicada. La arena de la Cala de la Media Luna es de color gris ceniza, que se vuelve negro ahí donde la mar la moja; gris es también la roca que la encierra, pero con grandes granos negro carbón encajados por todas partes. Las rocas tienen forma insólita, como si grandes chorros de agua se hubiesen vuelto piedra, o una ola hubiese sido congelada por una bruja: fue al revés y fue la mar que dio al fuego una forma nueva. Pues, acaeció antes de que se la llamara Cala de la Media Luna, antes de que el ser humano pisara la tierra y de que las aves que pueblan hoy el cielo tomaran su primer vuelo: se me perdone el sabor a cuento, pero hablar del tiempo como millones de años no tiene sentido si quien habla es un ser que no durará ni un siglo, así como hablar de la tierra como geología no pega si quien habla nunca vivirá bastante pare ver al más chico de los cantos rodados convertirse en granos de arena.

Así, como si de un cuento se tratara… Debajo del azul de la Mar, separado de Ella por la piel dura de la Tierra, el Fuego había tomado forma de lava y rabiaba deseoso de saltar fuera y tocar el agua que se le había prohibido, era ley del destino que el Fuego nunca tocara al Agua. Ella, tranquila, mecía las islas entre sus brazos y de nada se preocupaba. Empujando, estrujando, revolviéndose como una gran serpiente el Fuego de golpe abrió una grieta en la Tierra, y luego otra, y otra, y otra, y grandes lascas se vinieron abajo. Libre, por fin el Fuego, saltó fuera y se hundió deseoso en la carne de la Mar, revolcándose en sus entrañas azules. Sorprendida, Ella, por el dolor imprevisto de sus besos, se revolvió entre largos lamentos, crepitos, chasquidos y tremendos resoplidos, golpeando por todas partes con enormes olas. Más el Fuego brotaba con fuerza de la Tierra intentando abrazar a la Mar, más Ella lo golpeaba violenta y hecha vapor huía de sus abrazos. Días y noches estuvieron los cuerpos entrelazados, el Fuego intentando poseerla y la Mar rechazando sus llamas. El ruido de su encuentro se oyó por los recodos del mundo y hasta el Cielo, espantado, se escondió detrás de una cortina de humo y vapor. Pero, poco a poco, el deseo incontrolado del Fuego se volvió tierna conciencia de una muerte cercana. Poco a poco el calor lo abandonaba, poco a poco su cuerpo se volvió rígido, pesado, hasta quedar inmóvil, frío y negro: no se oye ningún lamento, ya el Fuego se ha mudado en piedra. Cae una lluvia fina, la mar vuelve a su tranquilo andar. En la Cala de la Media Luna las formas hermosas que el agua hizo matando al fuego quedan, memoria de aquellos días.

El Sol sigue su curso, desaparece detrás de las montañas arrastrando consigo el velo celeste del cielo, ahora es todo estrellas, comienza la vuelta. En la calma nocturna del carril, la ausencia de seres vivos es el origen de un silencio encantado, como un cristal fino donde solo desliza y se escucha el eco de la Mar y el sueño.

12 de Mayo 2023, Cala de la Media Luna, San José (Cabo de Gata, Almería)

comenta

Viaje a Edén es una progresiva liberación, una progresiva perdida de peso, el rechazo a lo innecesario, a la dura presencia de los objetos, en un intento constante de controlar el miedo hasta liberarnos; como un andar incierto que se convierte en pasos largos carrera salto: la verdad, si verdad hay, es un ademán. Estás leyendo una búsqueda, un intento de crear, encontrar o volver a un Edén, a un lugar donde ser nosotros mismos, en plenitud de cuerpo y espíritu, en armonía con el mundo, con sus ritmos, sus leyes que no se cuidan del calendario humano, siempre y solo miran al Sol.

Pensamiento Nómada

pensamiento nómada small

Conciencia del entorno

Habilidades

Manos embarradas de arcilla

Personas y lugares

Tres personas gitanas en un lugar de Turquía. Todos los derechos reservados

Herramientas y materiales

Antiuga brújula portuguesa lo más importante de herramientas y materiales

Diario del Viaje

Foto antigua de una mujer sentada en el puertodel Musel con su diario del viaje en la mano. Creative Commons.

                 C O N T Á C T A N O S