Foto a color de una flor de Malva Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
Flor, Sevilla (Viaje a Edén)

Malva Silvestre (Malva Sylvestris)

Llega la primavera y la Malva Silvestre, familia de las Malvaceas, enciende con sus hermosas flores campos, jardines y caminos, destacando como una reina entre el verde del paisaje. En esta entrada hablaremos de su morfología para reconocerla, sus usos y como prepararla . Si te estás iniciando en este arte, este artículo «Aprender a reconocer plantas silvestres comestibles» y el Vocabulario de Plantas Silvestres son una buena ayuda.

Hábitat

La Malva silvestre es originaria de Europa, pero hoy día habita zonas de Asía y norte de África. Ha llegado a cruzar el océano asentándose en América del norte y centro donde es considerada una planta invasora. Crece en climas cálidos, templados e incluso en zonas de montaña hasta 1600 metros, aunque lo más habitual es encontrarla a borde de caminos, aceras, terrenos baldíos y de cultivo, praderas y descampados de pueblos y ciudades. La Malva silvestre no es nada exigente con los tipos de suelos.

Foto a color de hojas de malva (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
Hojas, Sevilla (Viaje a Edén)

Descripción: como reconocer la Malva Silvestre

Reconocer la Malva Silvestre es muy fácil; empezamos la descripción de esta hermosa planta de abajo arriba. Sus hojas lobuladas son parecidas a las del geranio pero una vez que aprendes a reconocer la Malva no podrás confundirte.

Morfología y crecimiento

La malva es una planta perenne que llega a tener el aspecto de un arbusto llegando a medir casi un metro y medio. Es una planta que podemos verla crecer en solitario, no suele haber grandes grupos de Malvas. Su morfología no cambia mucho, cuando es joven los primeros tallos crecen a ras del suelo dándole aspecto de planta rastrera, sus hojas son más pequeñas en su primer año hasta que los tallos comienzan a crecer y las hojas adquieren el tamaño de la palma de una mano. Es una planta que da muchas flores incluso cuando es muy joven, se puede ver una planta pequeña con pocas hojas y varios grupos de flores. Es una planta fuerte incluso cuando desbrozan en jardines, ella al poco vuelve a crecer, Su identificación es sencilla podríamos solo confundirla con su pariente la Malva Arbórea pero igualmente comestible

Raíz

La raíz de la Malva Silvestre es gruesa y blanca, alargada en forma de pivote, bastante ramificada.

Tallo

El tallo mide entre 30 y 120 cm y está cubierto de vellos. Erecto con base leñosa y oscura, las ramificaciones que crecen  en la base del tallo tienden a extenderse a ras del suelo dándole un aspecto de planta rastrera. Conforme va creciendo hacia lo alto se va ramificando y tomando un color verde brillante y llega a parecer un arbusto. (Foto 1).

Foto a color del tallo de una Malva (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
Foto 1.Tallo, Sevilla (Viaje a Edén)

Hojas

Las hojas de la Malva Silvestre son verdes y crecen de forma alterna a lo largo del tallo, son redondeadas con cinco lóbulos un poco dentados, tienen una forma que recuerda al pentágono (Foto 2). Las hojas de la base son más grandes que las superiores, pueden llegar a ser grandes como la palma de una mano, la densidad en la planta varia mucho de ejemplar a ejemplar. Otra característica para reconocer las hojas de Malva Silvestre es el peciolo, alargado y consistente (Foto 3). Los nervios, en el revés de la hoja, están muy marcados. Al tocarlas se siente un vello fino parecido al terciopelo. No te extrañes si los caracoles compiten contigo por sus hojas. Por cierto, la forma tan característica de las hojas facilita mucho la tarea de reconocer la Malva Silvestre.

Foto a color de una hoja grande de Malva Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
Foto 2Hoja grande, Tarifa (Viaje a Edén)
Foto color zenital de planta de Malva Silvestres, con flor, hojas y peciolos bien visibles Creative Commons atribución 4.0 internacional
Foto 3. Hojas, Tarifa (Viaje a Edén)

Flores y Semillas

Las flores son otra característica muy llamativa y que nos permiten reconocer la Malva Silvestre sin fallos. Crecen en grupo, raras veces solitaria; se desarrollan en las axilas de las hojas, o sea el punto donde la hoja se une con el tallo. Están formadas por cinco pétalos de color rosa o púrpura que tienen forma de cola de golondrina, cada pétalo tiene tres rayas de color más oscuro (Foto 4). La intensidad del color varia mucho, llegando a ser casi blanco. La envoltura de la flor (el cáliz) consiste en 5 sépalos en forma de triángulos cortos de color verde.  En el centro de la flor están los estambres, pequeños y cortos, de color claro, casi blanco (Foto 5). Cuando anochece y cuando hace mal tiempo las flores se cierran para proteger el polen. El fruto de la Malva Silvestre es redondo, aplanado, rugoso y dividido en gajos (Foto 6). Cuando está maduro es de color marrón pardo y sobre sale de los sépalos que lo envuelven cuando aún está verde. En el interior de cada gajo hay una semilla marrón claro, lista para expandirse y dar lugar a una nueva planta.

Foto color zenital de planta de Malva Silvestres, con flor, hojas y peciolos bien visibles Creative Commons atribución 4.0 internacional
foto 4. Flores, Tarifa (Viaje a Edén)
Foto a color de una flor de Malva Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
foto 5. Flor, Sevilla (Viaje a Edén)
Foto a color de frutos amarillentos de Malva Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
foto 6. Frutos maduros,Tarifa (Viaje a Edén)

Propiedades de la Malva Silvestre

La Malva Silvestre contiene vitamina A, B1, B2 y C. Taninos, Mucílagos y Malvina que es un antioxidante. Tiene propiedades calmantes, antiinflamatorias, laxantes, digestivas y expectorantes. Cada 100 gramos de malva contienen 34 calorías y 0.5 g de grasa, tal como 3.3 g de carbohidratos y hasta 4.1 g de proteínas.

Cuándo recolectar la Malva Silvestre

La Malva Silvestre es una planta perenne, las hojas se encuentran durante todo el año, pero el mejor momento para recolectarlas es durante la primavera y el verano. Se suelen consumir las hojas más frescas y jóvenes, de color verde brillante. La Malva florece en primavera y verano, entre marzo y principios de octubre, dependiendo siempre de la zona y el clima. El mejor momento para recolectar las flores son los días soleados, pues con la lluvia y la humedad pierden sabor. El fruto comienza a brotar después de la floración.

Foto a color de conjunto de de Malvas Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
conjunto de plantas, Huelva (Viaje a Edén)

Preparación de la Malva Silvestre

La Malva es una planta silvestre de uso medicinal y culinario cuyo uso ha sido muy común en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares hasta hace pocas décadas. 

Uso culinario

Las hojas se consumen como alimento, sobre todo las jóvenes frescas en ensaladas, en sopas, cocidas y guisadas con otras hortalizas o legumbres. Acompaña bien carnes o pescados suaves. Tiene un sabor suave y delicado. El fruto de la malva, según algunas fuentes, se comía en el campo a modo de fruto seco antes de que estuviese completamente maduro, lo llaman panecillos o quesitos.

Uso medicinal

  • La malva ha sido usada sobre todo como antiinflamatorio de las mucosas.  Es ideal para el estreñimiento debido a su acción emoliente, refrescante, laxante, calmante y diurética. Las decocciones de malva (en esta forma, la planta es más eficaz que la tintura madre) son especialmente efectivas para compresas y lavados descongestionantes, para aplicaciones oculares en casos de conjuntivitis y contra abscesos dentales. Se utilizan infusiones contra las irritaciones bucales y de las vías respiratorias, la tos, el catarro, así como para combatir el estreñimiento, la gastritis, la enteritis y la colitis. También se pueden usar las raíces de la planta como remedio contra los furúnculos: aplicadas calientes en la parte afectada favorecen la maduración.
  • Remedios para abscesos dentales: hierva 50 g de hojas de malva en 300 ml de agua durante 15 minutos. Aplíquelas sin filtrar entre la mejilla y la encía, alternando con enjuagues realizados solo con la decocción.
  • Catarros crónicos: hierva 2 cucharadas de hojas de malva en 1 vaso de agua durante 10 minutos; luego cuele y tome 3-4 tazas al día lejos de las comidas. También se puede utilizar una infusión obtenida con 50 g de hojas de malva por 1 litro de agua.
Foto a color de una flor morada de Malva Silvestre (Malva Sylvestris) Creative Commons atribución 4.0 internacional
Flor. Zahara de los Atunes (Viaje a Edén)

Nombres comunes

Malva , malva común, malva alta, malva dulce, malva lisa, malva loca, malva mayor) malva medicinal, malva silvestre, malva vulgar, malva yedra, malva-yedra, malvas, malvera, malvilla, marva, pan de malva, pan y quesito, pan y quesitos, panecico, panecicos, panecillo, , panecillos de malva, panecitos.

Curiosidades

La palabra malva proviene del latín «mollire», que significa suave, ablandar. Como suele suceder, el nombre dado a la planta revela su virtud más distintiva: la malva es, de hecho, una planta que tiene la capacidad de actuar sobre las mucosas y extraer agua de los tejidos inflamados. Como hierba medicinal, ha sido utilizada desde tiempos inmemorables para uso externo en el tratamiento de inflamaciones cutáneas. En la antigua Roma, también se consideraba un manjar que nunca faltaba en las mesas más refinadas. Horacio afirmaba alimentarse exclusivamente de aceite de achicoria y malva, Catón la apreciaba mucho, y Cicerón era tan aficionado a ella que a veces comía en exceso. Aunque la malva era una comida económica, las personalidades más destacadas apreciaban su delicado sabor y sus propiedades como regulador intestinal.

Dibujo a color de la descripción de las partes de una Malva Silvestre (Malva Sylvestris)
ilustración de Hermann Adolph Koehler.

Galería de Fotos

comenta

Viaje a Edén es una progresiva liberación, una progresiva perdida de peso, el rechazo a lo innecesario, a la dura presencia de los objetos, en un intento constante de controlar el miedo hasta liberarnos; como un andar incierto que se convierte en pasos largos carrera salto: la verdad, si verdad hay, es un ademán. Estás leyendo una búsqueda, un intento de crear, encontrar o volver a un Edén, a un lugar donde ser nosotros mismos, en plenitud de cuerpo y espíritu, en armonía con el mundo, con sus ritmos, sus leyes que no se cuidan del calendario humano, siempre y solo miran al Sol.

Pensamiento Nómada

pensamiento nómada small

Conciencia del entorno

Habilidades

Manos embarradas de arcilla

Personas y lugares

Tres personas gitanas en un lugar de Turquía. Todos los derechos reservados

Herramientas y materiales

Antiuga brújula portuguesa lo más importante de herramientas y materiales

Diario del Viaje

Foto antigua de una mujer sentada en el puertodel Musel con su diario del viaje en la mano. Creative Commons.

                 C O N T Á C T A N O S