Puerto de Mazarrón, Costa Cálida, Murcia, la historia del ser humano y del Mediterráneo es como cayendo de la Mar al Tiempo
Niños en Puerto de Mazarrón (Público Dominio)

Cayendo de la Mar al Tiempo (Murcia)

Golpea fuerte bajo los azotes del Levante, golpea fuerte el mar a la tierra, al alma, al tiempo. Cabo de Gata queda como un recuerdo de pureza en un camino ya largo, casi un año ha pasado desde que salimos de viaje. La costa de Murcia llega delicada a nuestros sentidos: pocos prevén lo que esconden los recodos del camino.

Pasamos unos días cerca de Águilas, sorprendido por la bella vitalidad de su gente y las calles rebosantes de humanidad; la biblioteca y la casa de la juventud han sido un pequeño hogar de estudio, de reflexión, de creación. Pocos kilómetros después, Cabo Cope se clava en nuestra experiencia marcando un punto de inflexión, un cambio repentino en nuestra actitud que hasta ahora ha mirado al Mediterráneo como agua, como espacio físico donde poder buscar un camino de vuelta hacia la naturaleza entendida como la vida en sus valores más básicos y absolutos. Una torre, la historia antigua de los esclavos y la piratería, una fuente, unas cuevas de pescadores, las cuadrillas de africanos recogiendo brócoles: volvemos a tejer con la mente la trama del ser humano con la urdimbre de los lugares a través del tiempo. El Mediterráneo vuelve a ser espacio humano, lugar de vivencia, hogar de nuestras culturas, origen del oro y de la sangre de nuestra historia. Es una larga caída hacia atrás, un lento desbordar de la memoria el tiempo, el caerse de las fronteras del yo para ser el nosotros que implica la historia, con la percepción, sueño quizás, que en nuestra piel queda memoria del pasado, del respiro de la Mar y de los ancestros, que detrás de un recodo del ser nos espera lo que la historia todavía no desvela.

Seguimos las trazas humildes pero hermosas de la costa de Águila y Lorca, como en Cala Blanca, tocando la carne del tiempo, la carne del Mediterráneo, según lo que el camino ofrece, en esto símiles a nuestros ancestros que se movían según los recursos que el mundo ofrecía en su nivel más esencial, agua y comida, antes de que la supervivencia se convirtió en el torcido revolverse de la economía de empresa, gran monstruo que se está comiendo todo: moríamos y vivíamos por ley de naturaleza y vida, hoy se muere y vive por y para un consejo de administración: somos la especie superior.

Llega Cartagena, la historia de imperios y comerciantes, Escombreras y el infierno de las refinerías, el Mar Menor teatro de un estupro hecho por capricho, la gracia del Faro de Cabo de Palos, Portmán y la Union, el drama de una tierra consumida bajo la egida del estado y la sumisión del pueblo, el Paisaje Lunar de Albanilla producto de la salvaje actitud del ser humano, Arbí y la delicada belleza que vence al tiempo… Mediterráneo, cuna de civilización y gran balneario de Europa, de su agua venimos, por su agua hemos vuelto a andar.

Y pronto, otra vez y luego, los dientes, los dientes azules y brillantes
¡Luz! ¡Luz! El hombre en ella se completa.

Polvo de Sol, brillo de armas,
Principio esencial de los cuerpos y de los espíritus
En ti los mundos se broncean y se humanizan,
En ti nos rendimos y nuestros dolores se subliman

Insistente antigüedad
Mediterráneo, ¡oh! ¡Mar Mediterráneo!
Solos, desnudos, sin secretos, tus hijos esperan a la muerte.
La muerte te los devolverá puros, por fin puros.

Albert Camus, Mediterráneo

comenta

Viaje a Edén es una progresiva liberación, una progresiva perdida de peso, el rechazo a lo innecesario, a la dura presencia de los objetos, en un intento constante de controlar el miedo hasta liberarnos; como un andar incierto que se convierte en pasos largos carrera salto: la verdad, si verdad hay, es un ademán. Estás leyendo una búsqueda, un intento de crear, encontrar o volver a un Edén, a un lugar donde ser nosotros mismos, en plenitud de cuerpo y espíritu, en armonía con el mundo, con sus ritmos, sus leyes que no se cuidan del calendario humano, siempre y solo miran al Sol.

Pensamiento Nómada

pensamiento nómada small

Conciencia del entorno

Habilidades

Manos embarradas de arcilla

Personas y lugares

Tres personas gitanas en un lugar de Turquía. Todos los derechos reservados

Herramientas y materiales

Antiuga brújula portuguesa lo más importante de herramientas y materiales

Diario del Viaje

Foto antigua de una mujer sentada en el puertodel Musel con su diario del viaje en la mano. Creative Commons.

                 C O N T Á C T A N O S